OPINIÃO

El tierno, pero difícil oficio de ser Madre

OPINIÃO | ERASMO LOPEZ

Cuando era pequeño, le pedía a mi madre que, lavando los platos, sonaran, para yo poder dormir tranquilo la siesta, no era porque amara este sonido, sino para sentir la presencia de ella, y es que la madre es el ser sublime, la persona que para todo y para cada uno de los seres humanos está en el pedestal más alto de nuestro género, y estoy seguro que en todo el reino animal. Es el primer olor que reconocemos, el primer sonido que identificamos, la primera cara que vemos y los primeros brazos que nos arrullan, comemos de ella desde que estamos en su vientre y su leche es la primera comida que nos llevamos a la boca al salir. Luego, es quien primero nos dice todo lo que nos ama y quien nos dedica la primera canción. Seria interesante saber cuántas palabras lindas y de amor dedica una madre a su hijo durante toda una vida, cuántas canta-canciones de cuna, cuántas lágrimas, estoy seguro serían números astronómicos.
Cuando somos pequeños nunca sabemos si somos ricos o pobres, pues las madres siempre se encargan de dárnoslo todo, lo dan con tanto amor que uno siempre piensa que es lo mejor del mundo, que no hay nada mejor que eso y, es que un niño es rico solo con tener su madre al lado. Mamá es como vivir en una fortaleza sumamente protegida y cándida, donde todo es bello y tierno, donde nunca pasará nada porque está ella, es comprensión y ternura es la burbuja que no permite que nada sea feo para un niño, es el ser que siempre está atento al más mínimo detalle de nuestra vida, de cómo nos sentimos, qué nos preocupa, qué decimos y qué queremos, es el Rey Mago y cumple hasta el más diminuto deseo o capricho.
Es el ángel que moldea como arcilla nuestro carácter, le da forma a nuestros principios, nos inculca los valores, los gustos y con todo ello nos dota de la educación que nos acompañará toda la vida. Todos sus cuidados y desmesurado cariño nos da el humanismo necesario para hacer de nosotros mejores personas. La madre es el único ser que lo entrega todo sin esperar nada a cambio, la que entrega todo lo que hay y lo que no hay, lo crea. La madre cala tan hondo que ya cuando la memoria comienza a fallar o se llega a perder, ella siempre prevalece, es el ser que nunca se olvida y el que está contigo hasta el último segundo, o hasta el primero de la otra vida, no lo sé, pero estoy seguro que sería el ser ideal para recibirte.
Debería haber leyes que las protejan, pero que las protejan de verdad, que no las hagan pasar todos los trabajos y vicisitudes que pasan para criar a sus hijos, que les faciliten la vida y la forma de poder alimentarlos y criarlos, que les flexibilicen sus horarios, que les garanticen una manutención adecuada. Son millones de madres las que están desprotegidas, que tienen que raspar la tierra para poder alimentar a sus hijos, que van a la cama sin comer para que coman sus crías, que tienen que venderse como mercancía para poder mantenerlos, el mundo tiene una deuda eterna con ellas; se dedican presupuestos astronómicos para guerras, para salvar el medio ambiente, o para la protección de una determinada especie animal en peligro de extinción. Sin embargo, no hay ninguna que esté destinada a proteger verdaderamente a las madres, aquellas que son las encargadas de gestar y perpetuar la especie humana. Se acerca el mes de mayo, y con él, el día que el mundo les dedica, en realidad deberíamos hacerle un homenaje todos los días, y a todas las madres, las biológicas, las que crían, las abuelas, pues todas se entregan y lo entregan todo.
Vaya en estas líneas mi homenaje a mi madre, y a todas las madres de mi familia y de mis hijos, a mi hija que me hizo abuelo de mi linda Anabel y a mi esposa, que me consta, es una excelente madre, y el que lo dude que se lo pregunte a mi peque que la adora, y por supuesto, a todas las madres del Mundo.
Ahora entiendo al joven “José Martí”, que con tan solo 17 años y desde una cárcel, le dedicaba una foto a su madre donde le ponía en el dorso: “Mírame madre y, por tu amor, no llores, si esclavo de mi amor y mis doctrinas, tu frágil corazón llené de espinas, piensa que nacen entre espinas, flores”.

Erasmo Lopez

*Máster en Ciencias

Advertisements

Assine já com 10% de desconto. Cupão: CPNOVO Ignorar

Tamanho da Fonte
Contraste
%d bloggers like this: