“Colón nació en Cuba” 2

Por esa época, los matrimonios no eran por amor, sino por pura conveniencia social, política, religiosa u económica, por lo que Colón fue casado con Doña Felipa Moniz, hija de Doña Isabel Moniz y Bartolomeu Perestrelo, Gobernador de Puerto Santo; una dama de la más alta sociedad portuguesa, cosa ésta que ayudaba a desaparecer la condición de bastardo, y que ya se codeaba con las más altas esferas de la sociedad de la época. Doña Felipa era de la familia de los “Moniz Corte Real”, famosa por su alto linaje y por tener en ella grandes descubridores y con ascendencia a las casas reales española y portuguesa.
El joven Salvador tuvo la oportunidad de dedicarse a la marinería y, como todos en la época, estuvo vinculado al corso, cosa que luego sirvió para crearse una historia de rencillas con el Rey de Portugal, y de esta forma poder presentarse a los Reyes Españoles. Queda claro que nunca se presentó con su nombre y apellidos originales, por su condición de bastardo, adoptando luego el nombre de Cristóbal Colón. Este fue escogido por el credo y el Rey, pues Cristóbal declina en Cristo o Cristoferens, y significa para ellos el que transporta a Cristo, así aparece inscrito en el Vaticano, en puro Portugués. Todo parece planificado y ejecutado en complicidad exprofesa entre el rey de Portugal y el Papa, con el fin de que el joven adoptara nacionalidad y personalidad Italiana (Genovesa) para poder presentarse ante los reyes españoles y poder presentarles el proyecto de las Indias, aunque deja claro que las iniciales de su nombre real, que a partir de este momento seria secreto al rey de Portugal, firmaba con iniciales (SFZ). Es por ello que en la historia se recoge que Colón había nacido en Génova, Italia, por lo que muchos de sus tripulantes lo conocían por Genovés.
Esto solo seria el principio de poner en práctica el plan diseñado por el Rey Joao II, para tener bajo su control todo lo que podía hacer España en sus proyectos de conquista, puesto que Portugal, hacía ya tiempo, venia explorando los caminos hacia América, cosa ésta que conocía y dominaba ya Colón. España y Portugal eran enemigos acérrimos, Portugal siempre luchó por ser independiente de la dominación española, y para ello hacía tenazmente por tener mayores y mejores conquistas, por lo tanto se maniobraba utilizando lo que hoy se denominaría Inteligencia Militar o Espionaje Activo, funciones que sin duda cumplió para Portugal el ahora joven y bien preparado Cristóbal Colón. El Rey Joao II y Portugal, tenían las siguientes prioridades: confirmar y fortalecer su autoridad real y la seguridad interna del reino, la defensa y el uso exclusivo de la ruta de Guinea, seguir buscando las rutas de las Indias siguiendo el bojeo a África, mantener neutralidad ante lo que sucedía en la península, sostener las mejores y más fieles relaciones mutuas con la Santa Sede, comercio, diplomacia con Europa Norte, impedir los accesos de los marinos portugueses a la ruta del sur. Y para todo ello les era muy útil Colón, pues les aparecía como el marino italiano al servicio de los reyes de su principal enemigo: España. Colón sale de Portugal con su nuevo nombre y nacionalidad, dirigiéndose a Castilla, allí fue recibido por los reyes católicos en enero de 1486, todo indica que por recomendación del Papa, para presentarles el proyecto de llegar a Las Indias navegando hacia el Occidente. Pero la junta de sabios rechazó el proyecto, sin embargo, los reyes no lo desechan, pues creían en lo que el joven les presentó.
Documentos de la época demuestran registros de pagos hechos a Colón entre 1487-1489, el 5 de mayo recibe tres mil maravedíes, según dice, por “hacer cosas cumplideras” al servicio de su majestad, el 3 de julio le pagan otros cuatro mil para desplazarse a la corte ambulante de Málaga, donde se le comunica un nuevo rechazo a su proyecto, no obstante continúan haciéndole pagos reiterados y los reyes le dan muestras de afecto continuos.
Colón, que se encontraba en España desde 1485, inicia su primer viaje el 3 de agosto de 1492, partiendo de Palos de la Frontera, en la Provincia de Huelva, con la flota de las tres carabelas: La Niña, La Pinta y la Santa María. Coincidentemente esta última era propiedad de Juan de la Cosa, que era un viejo navegante portugués, quien fue su capitán y que luego encalló en la costa de La Hispaniola (hoy República Dominicana y Haití), y donde fue desmantelada el 25 de diciembre de 1492.
El 12 de octubre de 1492 descubrían una pequeña Isla a la que le dan el nombre de San Salvador, poco después toma posesión en nombre del Rey de Castilla, y él como almirante, se nombra vice-rey, luego continuó su viaje descubriendo Santa María de la Concepción, Fernandina, Isabela, Cuba, Hispaniola, otras como San Vicente, Valparaíso, Nassau. Esto es sumamente curioso, pues Colón da nombres portugueses y algunos pocos en castellano a las tierras que descubre, y en ninguno utiliza nombres italianos, lo que demuestra su verdadero origen. Nombres como, San Salvador, Santa María de la Concepción, Iglesia de Beja, localidad cercana a su pueblo, Fernandina apellido de la familia Fernanda, Isabela en honor a la Reina, Cuba, nombre de su pueblo natal, Hispanola, Belén, Boa Vista, Castro Verde, Faro, Galera, Guadalupe, Porto Santo, isla donde nació su hijo Diego y donde vivió también él; San Cristóbal, el Santo Patrón de la Iglesia de su pueblo natal y nombre que le dieron a La Habana (San Cristóbal de La Habana), San Antonio, Sancti Espíritus, Santa Clara, convento donde su tía fue madre superiora, Santo Domingo, San Vicente, que era el nombre de la parroquia de Cuba en el Alentejo, Santa Catalina, y otros 40 más. Todos Vinculados a lugares, pueblos, caseríos, pequeñas iglesias y parroquias que se encuentran en el Alentejo portugués, o muy cerca de su pueblo de nacimiento: Cuba.
Existe un mapa donde se recogen todos estos nombres alrededor de esta localidad, y luego otro a todo lo largo y ancho del territorio descubierto por Colón. Su regreso lo emprende el 10 de febrero de 1493 y, curiosamente, en contra de todo lo previsto, antes de ir a España entra a Lisboa, siendo recibido por el Rey Joao II el 9 de marzo, prolongándose su encuentro por tres días y siendo recibido también por la Reina Doña Leonor, con todos los honores, donde supuestamente eran sus enemigos, y en absoluto, pues era para ellos para quienes en realidad trabajaba. De todo esto están recogidos archivos históricos que lo demuestran, así que cada viaje que hizo de regreso de Las Indias, antes de ir a España estuvo en Portugal. Finalmente llegó a Palos de la Frontera el 15 de marzo de 1493…

(continuará….)

Erasmo Lopez

*Máster en Ciencias

Advertisements
Tamanho da Fonte
Contraste